» » Altea La Vieja, orígenes de la villa

Altea La Vieja, orígenes de la villa

Descripción:

Altea la Vieja es una pequeña pedanía de Altea, y a su vez asentamiento original del municipio, enclavado en un pintoresco montículo a las faldas de Sierra Bernia. Sus calles dibujan un mapa muy similar al del pueblo antiguo de Altea, compuesto por una red de blancos y estrechos callejones que serpentean alrededor de la diminuta plaza de la parroquia, levantada en honor a Santa Anna, su patrona.


Historia:

Los orígenes de Altea la Vieja se remontan a lo más profundo de la historia, como lo demuestran los restos de la necrópolis del primer milenio d.C, hallados curiosamente junto al actual cementerio, así como diversas huellas de presencia íbera y romana. En la Edad Media el lugar fue bautizado como Altaya, y durante la dominación árabe se construyó una alquería fortificada en lo alto de un promontorio, perteneciente durante la última fase del dominio musulmán a la taifa de Denia. En los s.XV y XVI hubo una disminución gradual de habitantes hasta quedar totalmente despoblada en 1560. No fue hasta principios del s.XVII que se fundó una nueva villa al otro lado del río Algar, que poco a poco acabó adoptando el nombre original, hoy conocida como Altea. Con el tiempo el asentamiento original volvió a ser ocupado y rebautizado esta vez como Poblet de les Cases y más tarde Les cases de Santa Anna, para terminar denominándose Altea la Vieja en honor a sus orígenes.


Altea la Vieja y el agua:

La historia de Altea la Vieja y la vega que la rodea está muy ligada a la excelente calidad de sus aguas y al uso de las acequias, una ingeniosa infraestructura hidráulica atribuida a los agricultores musulmanes -de hecho la palabra acequia procede del vocablo árabe saqiya, que significa literalmente canal de riego-. Su funcionamiento es muy sencillo: una presa inicial llamada assud contiene el agua que es canalizada a través de las acequias, puentes y canalizaciones subterráneas para redistribuirla por campos y huertas.

Una de las actividades que te proponemos en este plan es la Ruta del Agua, un agradable paseo por diferentes puntos informativos que tiene su origen en el inicio del pueblo antiguo de Altea la Vieja, próximo a la CV-755 (carretera de Callosa), para desembocar en la Font del Garroferet. Hasta aquí tenían que acudir los alteanos para proveerse de agua antes de que hubiera fuentes, con cantaros cargados por mulas y burros. Este lugar sirve, además, como punto de partida del Camí de les Revoltes, un sendero que asciende y rodea la Sierra de Bernia.


Cómo llegar:

Para llegar hasta aquí puedes hacerlo en coche, siguiendo un camino entre campos que nace en el Cap Negret y ataja hasta llegar a la CV-755, carretera principal de Altea la Vieja. Tienes que tener en cuenta que esta opción puede resultar un poco complicada si desconoces la zona, por lo que una buena alternativa es tomar la N-332 dirección Calpe y una vez pasada la partida de La Olla tomar la salida dirección Callosa d´en Sarria y AP-7, entrando así en la CV-755, que te llevará directamente a tu destino.


Dejar un comentario

11 + dieciocho =