» » Kayak: navega sin motor

Kayak: navega sin motor

Publicado en: EasyBlog, LeBlog home | 0

Kayak easyaltea

El kayak ha experimientado una popularidad creciente durante los últimos años por su comodidad y la facilidad de su práctica, y cada vez es más habitual encontrar puntos de alquiler de estas embarcaciones.

El origen del kayak se remonta más de cuatro mil años, cuando los esquimales lo empleaban para pescar en las frías aguas de Alaska. Esta embarcación se introdujo y popularizó en Europa en el siglo XIX gracias al explorador escocés John McGregor, y su popularidad fue tal que llegó a convertirse en deporte olímpico en los juegos de París de 1924.

Mediante el uso de un remo de doble hoja (que no necesita apoyo sobre el casco de la embarcación), el kayak puede avanzar con tan solo un tripulante. Además, es muy fácil de aprender a manejar y no necesitarás más de media tarde para ser un buen aficionado.

Para practicar este deporte con seguridad y pasar un buen rato se necesitan ciertas condiciones, como un mar calmado, en buen estado y sin fuertes vientos o corrientes marítimas.

Altea, por su posición geográfica y clima es perfecta para su práctica, ya que las bahías de la Olla y el Albir proporcionan resguardo del viento, y el mar suele encontrarse en buen estado a lo largo de casi todo el año.


Algunas rutas que puedes hacer por la zona:

La isla de la Olla es una de las más populares. Pasar un buen rato en la pequeña isla es muy fácil gracias a su proximidad, y en verano puedes alquilar kayaks muy cerca de la isla. La pequeña playa y los alrededores rocosos de la isla te ofrecen la posibilidad de practicar buceo y descubrir la rica fauna marina de la zona, entre la que podrás encontrar diversos tipos de crustáceos y pequeños invertebrados, distintos tipos de peces e incluso pulpos.

La segunda ruta cubre la bahía del Albir. En esta zona también hay diversos puntos de alquiler, y las vistas que ofrece son espectaculares gracias al imponente Parque Natural de Sierra Helada. Si las condiciones lo permiten puedes acercarte a la pared del acantilado para apreciar la imponente altura de la sierra y disfrutar de la playa de La Mina, bautizada así por la antigua mina de ocre que hay en las cercanías. También es una zona perfecta para practicar snorkeling, pues las rocas cercanas a la pared del acantilado ofrecen refugio para una rica fauna autóctona.

Por último, la zona de Campomanes y sus playas, ubicada en el extremo norte de la Olla, ofrece unas vistas sobrecogedoras gracias a los grandes acantilados que el mar ha ido formando con su incesante actividad. Además, existen numerosas cuevas naturales que se han ido formando a lo largo de su base debido a la erosión.

Estas son solo algunas de las muchas rutas que puedes cubrir con el kayak, un completo deporte con el que trabajarás varios grupos musculares. Te animamos a descubrir y disfrutar de los mares que bañan las costas de Altea, y si descubres lugares nuevos…¡no te olvides de compartirlos con nosotros!