» » Pueblo antiguo de Altea

Pueblo antiguo de Altea

El pueblo antiguo de Altea es, sin duda, uno de los grandes atractivos turísticos de la costa mediterránea. Sus muros conservan la esencia de una villa que ha vivido momentos históricos y que ha sido testigo de cambios culturales, políticos, económicos y sociales. Los callejones trazan un laberinto de tonos blancos tintados por la cal que recubre sus paredes, y debido a la gran cantidad de rincones mágicos y cautivadores que esconde, te proponemos que simplemente te dejes perder por este mapa de calles empedradas.


Cómo llegar:

Si vas en coche lo mejor es que aparques en la zona del Palau de Altea, un centro cultural ubicado a pocos minutos del pueblo antiguo. Los meses de verano puede resultar un poco complicado encontrar un sitio disponible debido a la afluencia de turistas, así que tendrás que armarte de paciencia. Si te decantas por esta opción puedes recorrer a pie la calle Alcoy hasta encontrar el comienzo de un tramo de suelo empedrado, la calle San Miguel, que desemboca directamente en la popular plaza de la iglesia.

Si prefieres caminar desde la parte baja de Altea hay numerosos callejones que serpentean hasta la zona alta, y la mayoría de ellos confluyen en la plaza o en los diferentes miradores que la rodean. Resulta especialmente agradable el ascenso por la Calle Mestre de la Música, una serie de escalones que nace al final de la Avenida Jaime I. Por otro lado en la plaza de La Cruz, al principio de la avenida de La Nucía, tiene su origen la Cuesta de los Machos, una calle cuyo nombre da una idea del grado de inclinación. Otros accesos interesantes son los que pasan por la calle del Sol y los callejones que atraviesan el barrio de Las Piteras.


No te puedes perder:

Una vez arriba y tomando como referencia la Plaza de la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo, ya podemos empezar a explorar los numerosos rincones que oculta esta increíble villa mediterránea. Aquí tienes una lista de los que no te puedes perder:


» Plaza de la Iglesia Nuestra Señora del Consuelo 

Una parada obligatoria en tu visita a Altea, presidida por la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo, un templo de estilo neobarroco con detalles modernistas inaugurado en 1910 cuyas cúpulas de azulejo blanco y azul le han otorgado el calificativo de “cúpula del Mediterráneo”. Tanto es así que otros municipios de la región han empleado diseños similares para decorar sus iglesias mayores.

Sus cimientos descansan sobre la parroquia inicial, una edificación del s.XVII con un tamaño considerablemente inferior, y que a su vez fue levantada -de nueva planta o tal vez sobre un castillo árabe – por Francisco de Palafox, Marqués de Ariza, Señor de las Baronías de Calpe y Altea.


» Portal Vell

Este acceso, junto con el Portal Nou, forma parte de la imponente muralla que envolvía la villa de Altea, poniendo de manifiesto su naturaleza defensiva, y todavía hoy podemos apreciar varios tramos de esta fortificación siguiendo su recorrido interrumpido solo por las casas que se han ido asentando aprovechando sus sólidos muros. Al cruzar el arco nos topamos con la plaza Tónico Ferrer, un espacio donde coinciden las terrazas de numerosos restaurantes y donde se respira un ambiente mágico y especial.


» Portal Nou

El origen de esta puerta se remonta a la primera mitad del s. XVIII y fue concebida para comunicar la villa con el barrio de pescadores y marineros. Ha sido recientemente reformada con sillares de la traza original con el objetivo de poner en valor su importancia histórica y destacar el dibujo de la muralla original. La plaza contigua fue bautizada en 2010 con el nombre de Carmelina Sánchez-Cutillas, insigne literata autora de la obra “Materia de Bretanya” en la que relata su infancia en las calles blancas de Altea.


» Calle Mayor

Esta calle empedrada y de aires bohemios comunica la plaza Tónico Ferrer con la plaza de la Iglesia, un lugar en el que se mezclan conocidos restaurantes y tradicionales talleres de artesanía: cerámica, cuero, joyería, decoración, gastronomía y moda, todo con el marcado carácter mediterráneo de Altea.


Dejar un comentario

Once − 4 =