» » Ruta verde de La Olla

Ruta verde de La Olla

En esta escapada podrás recorrer la partida de la Olla desde el tramo final de la playa del Cap Negret hasta su límite con el Mascarat a través de la ruta verde de la Olla. Se trata de un agradable paseo de 3 km (ida y vuelta) conocido como el Corredor Verde que atraviesa un tradicional barrio pesquero compuesto por imponentes villas reformadas y pequeños bloques de viviendas con acceso a la cala del Soio, una pequeña playa de roca volcánica ideal para los amantes del buceo. A su lado se encuentra El Portet de La Olla, estación náutica para embarcaciones de poco calado donde también podemos alquilar lo necesario para salir en kayak, remo, windsurf , padel surf y otros deportes acuáticos.

Continuamos el trayecto por un tramo empedrado, dejando a mano derecha una barrera de rocas de origen volcánico de más de 250 millones de años y un búnker o nido de ametralladoras instalado por el ejército republicano al comenzar la guerra civil. Aunque inicialmente se contaban hasta cinco defensas de este tipo, actualmente solo queda en pie éste y otro que podrás encontrar en la playa del Cap Negret.  A la izquierda hay una serie de villas de estilo clásico, incluyendo aquí el Monasterio del Sagrado Corazón, una institución religiosa gestionada por la Orden de las Carmelitas Descalzas que ofrece visitas turísticas al edificio. Pasado este tramo llegamos a Villa Gadea, un palacete construido entre 1888 y 1890 como residencia vacacional de su dueño, Vicente Gadea Orozco, abogado alteano rector de la Universidad de Valencia, y que inicialmente bautizó la edificación como Villa Ángeles. Solían acompañarle en sus visitas destacadas personalidades del ámbito eclesiástico, político y universitario. La construcción posee una inspiración de marcado carácter italiano con recursos modernos y neogóticos proyectada por el arquitecto valenciano José Juan Camaña i Laymón,

A continuación puedes ascender por el siguiente montículo para encontrar el acceso al antiguo Cuartel de Carabineros, un edificio en proceso de rehabilitación. El cuerpo de Carabineros del Reino fue concebido con la misión de “garantizar la vigilancia y seguridad de las costas y fronteras y reprimir el contrabando, así como prestar el auxilio necesario para el cumplimiento de las leyes en lo referente a la renta de Aduanas”. En Altea se establecieron alrededor de 1850, hasta que en 1940 la edificación pasó a manos de la Guardia Civil para abandonarla definitivamente en los años 60.

Junto al cuartel hay una zona de picnic donde podrás sentarte a comer y disfrutar de un merecido descanso (recuerda depositar los desechos en los cubos de basura que hay en la zona).

Por cierto, La Olla recibe su nombre de una curiosa fuga submarina de agua caliente frente a la costa, apreciable cuanto más fría se encuentran sus aguas.


La Illeta:

La isla que campa en su bahía es un gran punto de interés conocida como La Illeta, que pertenece al Parc Natural de Serra Gelada y está considerada un Espacio de Protección Arqueológica por la importancia de los materiales hallados para el estudio de las culturas romana e islámica. Situada a 470 metros de la playa y con un yacimiento arqueológico que comprende un total de  3.200 m2, la Illeta registró las primeras ocupaciones en el s. I en época romana hasta enlazar con la época visigoda en el s.VII. Su uso a lo largo de la historia está estrechamente vinculado a  las corrientes comerciales que fondeaban entre la isla, la costa y el Cap Negret, auténticos embarcaderos y desembarcaderos de mercancías. Lo materiales hallados e inventariados se encuentran en el Museo Arqueológico Provincial de Alicante.

Puedes llegar a la isla con cualquier embarcación de poco calado debido a la escasa profundidad de sus aguas, y si estas en buena forma física y las condiciones del mar son las idóneas, también puedes hacerlo nadando desde la playa. Llévate tubo y gafas para disfrutar de una de las mejores zonas de buceo de la costa.


Castillo de La Olla:

Con casi 30 años de historia, este evento pirotécnico y musical se ha convertido en un punto de interés turístico que no te puedes perder en verano. Más de 50.000 personas se concentran en la playa la noche del sábado más cercano a la festividad de San Lorenzo para disfrutar de un espectáculo de fuegos artificiales a orillas del Mediterráneo: luz, pólvora y música para una noche mágica en la bahía de Altea.



Dejar un comentario

cuatro × tres =