» » Sendero Ecológico norte (Benissa)

Sendero Ecológico norte (Benissa)

El Sendero Ecológico norte es una continuación al itinerario de la ruta sur, siendo el Aula del Mar de Benissa el punto de conexión entre ambos recorridos. Es un punto de interés turístico que abarca poco más de 2 kilómetros de un litoral rico en flora y fauna, plagado de calas rocosas y una geología esculpida por la erosión marina. Si vas en coche puedes aparcar en la misma zona del Aula del Mar, ubicada en la carretera CV-746, que comunica Calpe con Moraira, y con una línea de autobús que conecta los municipios de Calpe, Moraira y Teulada (L3).

Puntos de interés

El Aula del Mar está ubicada en el municipio de Benissa y es una Oficina de Información Turística, museo y Centro de Educación Ambiental, instalada en la “casa dels Cent Vents”. Sirve como punto de partida para el sendero sur hasta el Club Náutico de Bassetes y extensión hasta la playa Calalga en Calpe; y hacia el norte hasta la Cala els Pinets y cala Baladrar.

Descendiendo por la pequeña colina a pocos metros llegamos a la primera parada: cala Fustera, una playa de arena natural dotada de numerosos servicios pero sin perder su componente salvaje y auténtico. En su paseo ondea la Bandera azul y posee, además, varios distintivos medioambientales.

Continuando por el sendero encontrarás la Cala Pinets, la de menor tamaño del término dividida en tres tramos bien diferenciados: en la zona norte una pequeña playa de arena y cantos sedimentados, formada por la acción de las lluvias al bajar por el barranco; la zona centra  l está compuesta por margas, un material grisáceo escalonado por las olas del mar, y en la zona sur podrás apreciar materiales calizos acumulados en la base del acantilado.

Pasada esta cala alcanzarás la Mar Morta, una curiosa lengua de mar de poco nivel protegida por rocas modeladas por la acción del mar y el viento, muy apta el baño de los niños. A pocos minutos te podrás topar con la solitaria cala de La Llobella, formada por 250 metros de grava y cantos rodados protegidos por un imponente macizo de roca caliza. Sus aguas transparentes y limpias la convierten en una playa ideal para los amantes de los fondos submarinos, y su nombre podría provenir del latín “Lupus” debido a la presencia de los lobos marinos que frecuentaban nuestras costas hace años.

Ascendiendo por el sendero que nace en las proximidades del aparcamiento de La Llobella llegaras a una extensa pinada provista de un agradable mirador donde sentarse a descansar y disfrutar del entorno, y descendiendo por la misma colina llegarás a la pequeña playa de l´Advocat, dotada de un espigón ideal para los amantes de la pesca, una placita, un agradable restaurante y un chiringuito durante los meses de verano.

Aunque el paseo ecológico termina aquí, todavía es posible avanzar por el sendero hasta alcanzar la cala Baladrar, un rincón recogido compuesto por arena, grava y bolos, y unos majestuosos pinos que avanzan hasta casi alcanzar el mar. Cuenta además con aguas de un profundo azul turquesa y un bar-cabaña desde el que podrás disfrutar de fascinantes atardeceres.



Dejar un comentario

19 − 2 =